Masaje Deportivo

MASAJE DEPORTIVO

¿Qué es el masaje deportivo?

El término de “masaje deportivo” tiene un significado estricto, que se emplea para describir la ciencia y el arte de aplicar las técnicas afines con el objetivo de asegurar la salud y el bienestar del atleta y para aumentar su rendimiento en el deporte.

¿Qué beneficios tiene el masaje deportivo?

El masaje deportivo tiene efectos positivos a diferentes niveles en la vida de los profesionales del deporte. Favorece al estado físico, mental, emocional y social del atleta. Está demostrado que mejora el rendimiento del deportista en su totalidad. Y lo hace posible gracias a que:

  1. Optimiza los factores positivos y minimiza los negativos: es decir, potencia todas las capacidades del organismo favorables al rendimiento y disminuye (no podemos decir que elimina del todo) el potencial de daños o lesión.
  2. Apoya la reparación de los tejidos: podemos hablar de una higiene óptima de tejidos, con capacidad de restablecer el equilibrio titular y funcional con mayor rapidez tras las exigencias de la práctica deportiva.

CONCERTAR CITA

¿Cuáles son los efectos del masaje deportivo en el atleta?

En este apartado se hace necesario distinguir entre efectos primarios y secundarios. Los primeros se refieren al estado fisiológico y psicológico del deportista, y son los siguientes:

  • Aumento de la circulación sanguínea (y linfática)
  • Relajación muscular
  • Relajación general
  • Separación funcional del músculo del tejido conjuntivo
  • Formación de un tejido cicatricial fuerte pero móvil
  • Normalización del tejido conjuntivo (fascias, tendones, ligamentos…)
  • Aumento de la concentración y estado de alerta
  • Desactivación de los puntos gatillo o dolorosos.

Los efectos secundarios, están ligados al rendimiento deportivo del atleta e incluyen:

  • Más energia vital
  • Mayor alcance articular y flexibilidad
  • Mayor fluidez y armonía de movimientos
  • Recuperación más rápida
  • Menos dolor
  • Estimulación emocional

Tanto los primarios como los secundarios actúan en sinergia, favoreciendo un estado general óptimo del atleta integral, para afrontar con éxito, las exigencias de su actividad deportiva.

¿Cuáles son los diferentes tipos y usos del masaje en el deporte?

Podríamos enumerar cinco usos básicos del masaje en el deporte, diferenciando aplicaciones restauradoras (es decir, que tienen como objetivo retornar al deportista a su condición óptima) y las que se relacionan con su entrenamiento y su agenda en competiciones.

1. Entre las restauradoras están:

  • Recuperación: Para facilitar la recuperación física y mental después de una actividad extenuante.
  • Palitivo: Con el fin de mejorar una situación debilitante tras las exigencias típicas de la práctica deportiva. El tacto de las manos de un masajista está entrenado para percibir sutiles cambios en los músculos  y tejido conjuntivo potencialmente peligrosos, incluso antes de que el deportista haya tomado consciencia de su presencia. De esta manera el masaje puede adelantarse a daños en su etapa “subclínica”, lo que permite aplicar un tratamiento antes de que adquiera mayor relevancia.
  • Rehabilitación: Para favorecer la curación de un daño invalidante. En caso de que se haya producido una lesión, el objetivo primordial es ayudar a que se cure lo más rápida y eficazmente posible. De esta manera se evitan efectos colaterales adversos y la posibilidad de recidiva (repetición de la lesión).

2. Relacionadas con el entrenamiento y competición:

  • Mantenimiento: Nos aseguramos de que el cuerpo permanece en condiciones óptimas. Los factores positivos se ven potenciados, por un cierto periodo de tiempo, siendo esto de vital importancia en la prevención de lesiones agudas.
  • Eventos: para ayudar al deportista a prepararse para, y recuperarse de, un acontecimiento deportivo específico:

1. Preevento: se trata de preparar física y mentalmente al atleta antes del evento. Se pone especial atención en las maniobras afines a favorecer el buen tono muscular y de tejido conjuntivo, un alcance normal articular, movimientos fluidos e indoloros, buen nivel de energía, calma mental, estado de alerta y buena concentración.

2. Intereventos: Contribuye al mantenimiento del buen estado físico de cara al futuro evento.

3. Postevento: Para la recuperación del atleta pasada la competición.

CONCERTAR CITA

¿Cuáles son las características de un masaje deportivo?. ¿Es doloroso?.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que cada persona percibe y reacciona al dolor de manera diferente. Incluso, la misma persona puede reaccionar de diferente forma al mismo estímulo, dependiendo del estado emocional en el que se encuentre u otros factores hormonales que estén actuando sobre el organismo en ese momento (por ejemplo, cuando una mujer tiene el periodo, el umbral del dolor parece ser más bajo).

El masaje deportivo requiere de técnicas manuales similares a la de cualquier masaje independientemente de su origen o clasificación.

Si bien es cierto que hay una característica del masaje deportivo que se suele utilizar en los masajes paliativos o de rehabilitación, descrita por Scott Lamp en 1989 como ZOT (Zona Óptima de Terapia).

Este concepto habla de la profundidad en plano muscular a la que hay trabajar  para conseguir resultados óptimos y efectivos en algunas circunstancias. Esto implica profundizar en los tejidos lo suficiente como para que la presión ejercida produzca cierta molestia, pero sin provocar rigidez ni defensa en la zona donde se está trabajando. Cada paciente tiene su propia zona óptima de trabajo o tratamiento, por lo que el terapeuta debe vigilar constantemente que la presión no resulte nociva.

Se ha demostrado que trabajar en la zona terapéuticamente óptima es de gran utilidad cuando el objetivo del tratamiento es alguno de los siguientes:

  • Corregir una hipertonía crónica
  • Obtener un tejido cicatricial correcto
  • Tratar una tendinitis
  • Romper adherencias
  • Desactivar puntos doloroso (“trigger points”)
  • Aumentar la flexibilidad y alcance de movimiento
  • Solucionar problemas musculares o tendinosos
  • Prevenir problemas resultantes del estrés biomecánico vinculado a una lesión o desequilibrio muscular.

Tras aplicar esta técnica, el paciente suele sentirse un poco dolorido las siguientes 48 horas. Sin embargo, se ha demostrado que el tratamiento es más eficaz, con el consiguiente retorno anticipado del deportista a su actividad física y un alejamiento menos prolongado del área de entrenamiento.

CONCERTAR CITA